Ayuno Intermitente ¿Sí o No?

Publicada el
Vida saludable

Un tema que está muy de moda y con muchas preguntas frecuentes:

¿Cuándo practicarlo?

¿Lo puede llevar a cabo todo el mundo?

¿El ayuno intermitente adelgaza?

¿A partir de cuántas horas es efectivo?

¿Cuáles son los beneficios?

Voy a intentar contestar estas preguntas, basándome en la información recogida en los ultimos estudios científicos pero debo aclarar que de partida se debe poner en práctica bajo la supervisión de un profesional de la salud.

¿Cuándo practicarlo?

Es muy recomendable cuando la persona esta sufriendo alteraciones intestinales como digestiones pesadas, gases, disbiosis o alteración de las bacterias del intestino, tiroides, resistencia a la insulina, estrés… y otros muchos sintomas que pueden mejorar utilizando el ayuno intermitente como herramienta de acompañamiento a otras pautas.

¿Lo puede llevar a cabo todo el mundo?

No

Personas embarazadas, lactantes, niños en edad de crecimiento, personas que hayan sufrido trastornos alimentarios tipo anorexia o bulimia, personas con ansiedad por la comida, deportistas de élite en plena competición…

Al igual que se considera una herramienta muy efectiva para muchas personas, para otras como las citadas o personas que les genere mucho estrés estar sin comer largos espacios de tiempo, no se recomienda que lo lleven a cabo.

¿El ayuno intermitente adelgaza?

No es una herramienta para adelgazar como tal pero puede ser una consecuencia ya que mejora el perfil de sensibilidad a la insulina, la hormona que reduce la glucosa en sangre y protege contra el hígado graso. Ahora se ha descubierto en un estudio en ratones en regimen de ayuno intermitente, una menor cantidad de grasa pancreática.

Por lo que reduce la inflamación, y el deseo descontrolado de hidratos de carbono simples: azucar, postres, dulces, pasta, pan blanco…

¿A partir de cuántas horas es efectivo?

Partimos de la base de que un descanso digestivo de 12h ya es un regalo, sobre todo para poder expulsar el exceso de residuos generados en el día.

Hace años, no era necesario tener tan presente este descanso al cuerpo, porque nuestros hábitos eran mucho mas sanos, desde la alimentación que había, el aire que se respiraba, la ropa que se usaba o los cosméticos que nos poníamos en la piel no provocaban tantas alteraciones en nuestro organismo.

Actualmente, el ritmo de la sociedad, el estrés físico y emocional, el entorno y recomendaciones como “hacer cinco comidas al día”, no ayudan al cuerpo a poder limpiarse correctamente cada 24h.

La recomendación quizas más efectiva, sobre todo por ser más llevadera, podría ser 16/8h, como os comentaba a paritr de las 12h comienza la autofagia, que significa “comerse a uno mismo”, en este caso la capacidad del propio organismo para reciclarse.

Y a partir de ahí, puedes dejar descansar al cuerpo, 16h, 18h, 24h y personas que llevan años de práctica incluso varios días, pero siempre bajo control médico.

¿Cuáles son los beneficios?

Reduce el estrés oxidativo

Reduce la inflamación

Mejora la sensibilidad a la insulina

Mejora el azúcar

Mejora la tolerancia al estrés

Enlentece el envejecimiento

Oxigena el cuerpo

Mejora tu sistema inmunitario

Y ¿cómo puedes apreciar estos cambios?

Te encontrarás con más energía

Mejoran tus digestiones

Empiezas a dormir mejor

No sufres tantos cambios de humor, siempre que realices el ayuno sin esfuerzo y aprecies los beneficios.

Incluso a nivel de analítica puedes ver que mejora tu colesterol, trigliceridos, niveles de glucosa en sangre… aquí es muy importante tener en cuenta “qué comemos”, ya que ahora solo estoy hablando de “cuándo comer”.

Si introduces esta herramienta pero no modificas tus malos hábitos, no servirá de nada la práctica. En las horas en las que puedes ingerir comida, tu dieta no debe estar compuesta mayoritariamente de alimentos proinflamatorios.

También es importante aclarar que no a todo el mundo le beneficia, porque como he dicho antes puedes sentir más ansiedad por la comida o que te genere un plus de estrés, sentir que no eres capaz de realizar un entrenamiento sin ingerir alimentos… en estos casos hay multiples herramientas efectivas para mejorar tu calidad de vida, sin ser necesario incluir el ayuno.

Y también para concluir, que al igual que otras pautas, el ayuno, no debe convertirse en una obsesión, ya que todo lo que se lleva a cabo desde el control supone un estrés mental muy perjudicial.

Debe ser una práctica natural, que puedas incluir en tus hábitos en días alternos, mi consejo es que escuches al cuerpo que es muy sabio y presta atención a las señales que te envía.

Por ejemplo, si en la misma semana, sientes que te levantas sin energía, que te cuesta arrancar, o que durante varios días notas que tus digestiones son pesadas, o que de pronto estas estreñido, o no consigues dormir bien, el ayuno intermitente puede ser de gran ayuda.

No dejes pasar las señales de tu cuerpo y ponte en manos de un profesional para sumar hábitos saludables a tu día a día.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad